No olvides que la báscula no es obligatoriamente tu aliada y que el enfoque de no comer carbohidratos es el de eliminar la grasa. La báscula también pesa tus músculos, huesos y demás órganos internos. Lo normal es que ahora sientas más energía y estés más motivado a tener más actividad, así que la consecuencia normal es que tu cuerpo forme más músculo y peses más, si lo piensas en realidad no está nada mal.
Existen también “bloqueadores de carbohidratos” que supuestamente inhiben al cuerpo de absorber los carbohidratos que comemos. Sin embargo, los efectos suelen ser relativamente pequeños incluso en los estudios financiados por las compañías que venden los productos. No cabe duda de que es al menos diez veces más eficaz no comer los carbohidratos en primer lugar (y además es gratis).
La Dieta Low Carb, también llamada dieta baja en carbohidratos se basa en la reducción del consumo de carbohidratos en la alimentación como arroz blanco, pasta y pan. Por lo que para compensar la reducción de carbohidratos se debe: aumentar el consumo de proteínas como carnes y huevos; aumentar el consumo de grasas buenas, que están presentes en los alimentos como por ejemplo aguacate, frutos secos, semillas de chía, semillas de linaza, coco, aceite de oliva y pescados como sardina y salmón; y realizar actividad física mínimo 3 veces por semana tipo caminata.
Los organismos autótrofos producen su masa celular y materia orgánica a partir del dióxido de carbono como única fuente de carbono, usando la luz o sustancias químicas como fuente de energía. Las plantas y otros organismos que usan la fotosíntesis son fotolitoautótrofos; las bacterias que utilizan la oxidación de compuestos inorgánicos como el anhídrido sulfuroso o compuestos ferrosos como producción de energía se llaman quimiolitotróficos.
Un buen ritmo de pérdida de peso es de alrededor de 0,5kg por semana, lo que serian 2kg al mes y en unos 5 meses habrás logrado perder los 10kg. Así que no te plantees “seguir una dieta”, si no cambiar tus hábitos para siempre, de esta forma no solo conseguirás perder peso si no que además lograrás mantenerlo. Plantearte seguir una dieta para adelgazar 10kg en un mes además de no se realista, ten por seguro que afectará a tu salud y que obtendrás un efecto rebote en los siguientes meses que afectarán a tu capacidad futura de mantener un peso sano.
Es importante que encuentres un ejercicio que te guste, si no acabarás buscando excusas para no hacerlo, los beneficios del deporte se multiplican si lo disfrutas. Desde nadar, correr, o ir en bici, actividades dirigidas, deportes de equipo, baile o artes marciales. Hay infinidad de deportes a elegir. Y si no puedes hacer ejercicio deforma planificada, no olvides que la actividad diaria también cuenta, ¡muévete! Camina más y sube escaleras.

En 2003, un meta-análisis que incluyó ensayos controlados “bajos en carbohidratos” aleatorios, encuentraron que las dietas de bajo valor energético no parecen ser al menos tan eficaces como las dietas bajas en grasa para inducir la pérdida de peso de hasta 1 año.” Un estudio de 2007 de JAMA para comparar la eficacia de la dieta Atkins, otra baja en carbohidratos y varias otras dietas populares concluyó que “las mujeres en este estudio, con sobrepeso y obesas premenopáusicas asignadas a seguir la dieta Atkins que tuvieron la ingesta más baja de carbohidratos, perdieron más peso y con experiencias más favorables con efectos globales metabólicos a los 12 meses que las mujeres asignadas a seguir la Zona, Ornish, o dietas APRENDER.
El motivo es que los alimentos ricos en carbohidratos pueden aumentar la retención de líquido en el cuerpo. Al dejar de consumir alimentos ricos en carbohidratos, perderás el exceso de líquido a través de los riñones. Esto puede provocar deshidratación y falta de sal durante las primeras semanas, antes de que el cuerpo se adapte, causando los síntomas ya mencionados.
La grasa alimenticia puede ser de dos tipos básicos: saturada e insaturada. La grasa saturada es el tipo de grasa que eleva el colesterol y aumenta el riesgo cardiovascular. Las principales fuentes de grasa saturada son la materia grasa de los productos lácteos, la grasa de la carne roja y los aceites tropicales tales como el aceite de coco.La grasa alimenticia es una parte importante de la nutrición diaria pero sólo necesitamos una pequeña cantidad para mantener el equilibrio químico del organismo.
MedlinePlus en español contiene enlaces a documentos con información de salud de los Institutos Nacionales de la Salud y otras agencias del gobierno federal de los EE. UU. MedlinePlus en español también contiene enlaces a sitios web no gubernamentales. Visite nuestras cláusulas de exención de responsabilidad sobre enlaces externos y nuestros criterios de selección.
Asimismo, hay que hacer ejercicios que fortalezcan para los huesos. Un buen ejemplo son los saltos. “Lo ideal es correr, hacer ejercicios con step, saltar a la comba, hacer pequeñas sentadillas con salto o zancadas también con salto”, dice este experto. Algo que, en general, se desconoce es que “a partir de esta edad la mujer tiene que ir reduciendo los ejercicios cardiovasculares, ya que su exceso conlleva una pérdida de masa muscular y ósea. Por ejemplo, se pueden hacer 3 o 4 días de ejercicios de fuerza a la semana y 1 o 2 de cardiovascular”.

Cortar el calabacín a lo largo (tipo espagueti) o también pueden utilizar los cortadores especiales que cortan los vegetales en forma de espagueti. En un sartén calentar el aceite de coco o el aceite de oliva y colocar las tiras de calabacín. Saltear durante 5 minutos o hasta que el calabacín comience a ablandarse. Sazonar con sal, ajo y pimienta. Retirar de la hornilla y agregar la carne deseada y la salsa de tomate natural o salsa pesto.
Más verduras y frutas. En cada comida empieza por un buen plato de verdura, preparada como más te guste. Come tanta como desees hasta sentirte satisfecho. El aporte de fibra de la verdura te hará sentirte saciado por más tiempo, impidiendo así que sientas hambre y piques entre horas. Complementa las comidas con huevo, pescado o carne magra, acompañadas siempre por ensalada.

Durante la dieta low carb o dieta baja en carbohidratos pensarás que no hay muchas cosas para desayunar pero, ¡es todo lo contrario! Puedes encontrar 10 formas de comer huevos (escalfado, cocido, frito, revuelto con tocino, revuelto con verduras o como una tortilla francesa). Además que si te entra hambre a media mañana y no te aguantas (que pasará al inicio), puedes tener un huevo cocido a la mano, que es fácil de transportar y saciante.
En 1967, el Dr. Irwin Stillman publica la “Dieta rápida del doctor para la pérdida de peso”. La “dieta Stillman” consiste en un alto contenido de proteínas y bajo en carbohidratos y grasa. Es considerada como una de las primeras dietas bajas en hidratos de carbono popular en los EE.UU. Otras dietas bajas en carbohidratos en la década de 1960 incluyeron la dieta Air Force Diet y La dieta Drinking Man’s Diet. El médico austriaco Dr. Wolfgang Lutz publicó su libro Leben Ohne Brot (La vida sin pan) en 1967, sin mucha repercusión.

↑ Saltar a: a b c Rizzo G, Laganà AS, Rapisarda AM, La Ferrera GM, Buscema M, Rossetti P, Nigro A, Muscia V, Valenti G, Sapia F, Sarpietro G, Zigarelli M, Vitale SG (29 de noviembre de 2016). «Vitamin B12 among Vegetarians: Status, Assessment and Supplementation». Nutrients (Revisión) 8 (12): pii: E767. PMC 5188422. PMID 27916823. doi:10.3390/nu8120767.


Análisis nutricional: un total de 35 gramos de hidratos de carbono efectivos con 23 gramos de fibra. Para reducir los carbohidratos, intercambiar espaguetis (8 gramos de carbohidratos) a una alternativa distinta pasta en la cena. El menú también contiene 98 gramos de proteínas y 1500-1600 calorías en función del aderezo para ensaladas y la grasa extra que se usa en la cocción de los huevos.
Recuerda que el estudio definió una dieta con alto contenido de carbohidratos como una dieta con una ingesta diaria de carbohidratos del 60 por ciento. Así que para seguir una dieta basada en tan solo un 20 por ciento de carbohidratos (es tan solo 115 g de pasta si estás tomando 2000 calorías al día) no es solo algo increíblemente exigente de mantener sino que podría afectar a tus objetivos de entrenamiento, comenta Hogan.

¿Qué ganamos a cambio? “No tener sobrepeso, con lo que ya tienes bastante conseguido porque no hay sobrecargas en órganos como corazón o hígado; un envejecimiento más lento y más saludable; además de circunstancias tan evidentes como pueden ser el sueño, pues con una buena alimentación se duerme mejor”. Incluso el estado de ánimo, pues cuando se come mejor la funcionalidad del cerebro también es mejor.

¡Anímate! Aunque no se note mucho al pesarte el perder grasa y el ganar músculo significa un gran progreso, pero es posible que no te des cuenta si solo te enfocas en medir tu peso. Lo más recomendable es que lleves un seguimiento a la disminución de grasa en la cintura, es fundamental que te midas correctamente para evitar confusiones en un futuro.


Si eres hombre y aparte eres joven te alegrará saber que perderás peso quizás dos veces más rápido. Si eres mujer y te encuentras en la pos-menopausia tendrás que ser más paciente pues perderás peso a un ritmo más lento. Si estás desesperado, recuerda que la gente que decide abandonar los carbohidratos de manera estricta tiende a perder peso más rápidamente, pero sí decides además hacer ejercicio dispararas los resultados. También las personas con mayor sobrepeso tienen la tendencia de bajar mucho al principio de la dieta.

Consejo: Si usted decide seguir un plan de alimentación vegetariana, asegúrese de ingerir los nutrientes que normalmente obtiene de los productos de animales como quesos, huevos, carne y leche. En la tabla a continuación, encontrará una lista de los nutrientes que pueden faltar en una dieta vegetariana con algunas comidas y bebidas que tal vez le ayuden a llenar sus necesidades para esos nutrientes.


Cuando ingerimos algún alimento estamos obteniendo energía, cuando gastamos la misma cantidad de energía que consumimos en el día, estamos hablando de un balance equilibrado, cuando gastamos menor cantidad de energía de la que consumimos en el día, estamos hablando de un balance positivo, por el contrario si gastamos más energía de la que consumimos, nos referimos a un balance negativo. Existen ciertas situaciones donde es necesario tener un balance positivo, por ejemplo en el embarazo, lactancia, infancia, adolescencia o cuando por algún padecimiento, enfermedad, o lesión hubo una pérdida importante de peso. Por el contrario es de desearse un balance negativo cuando el aumento de peso puede llegar a niveles no saludables.
Hola, tengo 51 años, mido 1,54 y actualmente piso 76 kg!!!! Nunca he pesado tanto. Me engorde por los embarazos, dejar de fumar y medicaciones varias. Hasta hace unos años lo máximo que llegue a pesar (y ya era mucho para mi) eran 60′ el año pasado por está época perdí en 4 meses 10 kg pero de diciembre a ahora los he recuperado. ¿Cuál sería la mejor dieta alimenticia y los mejores ejercicios? Decir que no pico entre horas ni nada de eso.
Si, hasta este punto has estado siguiendo los primeros doce puntos de esta lista, tu cuerpo deberá estar descansado, recargado y has de ser una maquina quema grasa. En este caso si decides hacer ejercicio lo que sucederá es que perderás aún más grasa y tonificarás tu cuerpo. Opta por hacer la actividad que más te gusta. Así te mantendrás motivado y veras mejores resultados.
En casos de no contar con el tiempo necesario, se recomienda no suspender las actividades más de 1 o 2 semanas ya que la declinación en la aptitud física baja rápido. Aquellos que, por ejemplo, realizan 3 veces por semana ejercicio es preferible ir una vez por semana alargando la rutina hasta que las obligaciones como exámenes o realizar horas extras en el trabajo cesen. Se pierde menos lo logrado y es más fácil recuperarlo.

Hola!! soy David tengo 17 años y mido 1.78 y peso 78 me gustaría tonificar mi estómago, pecho y abdomen de una manera normal, lo cual quiero marcar mi cuerpo, que me recomiendas y me podrias dar una lista de comidas que beneficien mi metabolismo y cuerpo y además si tienes al alcanse en darme una lista de ejércitos que me ayudarían a cumplir me meta, se lo agradecería…
Esto se aplica a las mujeres también, pero nos dirigimos a ellos porque toman más cerveza en promedio. ¿Pero porque tenemos que olvidarla? En algunos lugares se le llama pan líquido, no necesitamos explicar más. “La pancita cervecera” es el resultado de los carbohidratos que contiene esta bebida y como ya sabes al tener carbohidratos en el cuerpo la insulina prefiere quemarlos a estos  en vez de a la grasita.

Qué es: un plan alimentario basado en consumir alimentos que, prácticamente, contengan proteínas y sean bajos en carbohidratos. Funciona porque los hidratos son alimentos que aportan mucha energía y, si no se consume, tiende a quedarse acumulada en el cuerpo en forma de grasa saturada. En cambio, las proteínas son nutrientes con gran poder de saciedad que, además, promueven que el metabolismo se acelere y pueda quemar más calorías. El principio de su éxito es que al reducir la ingesta de los alimentos que tienen un alto aporte de hidratos se logra activar el proceso de cetosis del organismo.

Sin embargo, que no te engañen las etiquetas de “carbohidratos netos” en alimentos procesados, como barras de chocolate. Normalmente solo es una forma de engañarte, y estos productos a menudo tienen una gran cantidad de polialcoholes, que tienen un efecto negativo en tu peso y azúcar sanguínea. Te recomiendo no comer nada que lleve impreso las palabras “carbohidratos netos”.

También se ha descubierto que ciertas vitaminas podrían ayudar a prevenir las enfermedades coronarias. Las vitaminas A, C y E parecen inhibir la formación de placa en las paredes de las arterias. La placa se forma porque el oxígeno y el colesterol LDL (o colesterol «malo») se combinan en un proceso denominado «oxidación». Las vitaminas A, C y E se denominan «antioxidantes» porque retardan o detienen el proceso de formación de placa.
Existen múltiples enfermedades relacionadas o provocadas por una deficiente alimentación, ya sea en cantidad, por exceso o defecto, o por mala calidad: anemia y ateroesclerosis, algunos tipos de cáncer, diabetes mellitus, obesidad, hipertensión arterial, avitaminosis, desnutrición, bocio endémico, bulimia nerviosa, anorexia nerviosa y/o vigorexia. Ciertas enfermedades que afectan al intestino delgado pueden provocar una incorrecta absorción de los nutrientes, como la enfermedad celíaca sin diagnosticar ni tratar y la enfermedad de Crohn.10​11​
Comienza todos los días como si fuera el primero, si te equivocas un día NO TE FRUSTRES SIGUE ADELANTE, si la dieta de tu amiga te parece más fácil EVÌTA EL DESENFOQUE Y DA EL 100% POR LO TUYO, si alguna persona a tu alrededor te dice que no lo vas a lograr y que tu no tienes remedio, CÁLLA ESAS VOCES INTERNAMENTE, PERDONA Y CONTINÙA DÀNDOLE VIDA A TU VIDA!
¿Sigues teniendo miedo a la grasa saturada? No lo tengas. El miedo a las grasas saturadas se basa en teorías obsoletas que la ciencia moderna ha demostrado que están equivocadas. La mantequilla es un alimento excelente; sin embargo, no dudes en consumir mayormente grasas insaturadas (p.ej. aceite de oliva, aguacate, pescado graso) si es que lo prefieres: podría ser una dieta mediterránea baja en carbohidratos, y también funciona muy bien.
Consume porciones más pequeñas para reducir la ingesta calórica diaria. No es necesario que dejes de comer todo lo que te gusta para poder perder peso. Al mismo tiempo, escoger platos más saludables no implica que puedas comer la cantidad que desees. Por lo tanto, controla el tamaño de las porciones con tazas medidoras o cucharas especiales. Si lo deseas, puedes comer en platos o recipientes más pequeños como un truco mental para que el cerebro crea que estás comiendo más.[5]
Un estudio de más de 100.000 personas en más de 20 años en el Nurses ‘Health Estudio” mostró como resultado que una dieta baja en hidratos de carbono y alta en vegetales, con una gran proporción de proteínas y aceites procedentes de fuentes vegetales, disminuye la mortalidad con una relación de riesgo de 0,8. Por el contrario, una dieta baja en hidratos de carbono con fuentes de gran parte de proteínas y grasas de animales aumenta la mortalidad, con un ratio de 1,1.
La diferencia es que en una dieta baja en calorías hay una reducción del total, en cambio, en una baja en carbohidratos únicamente hay una bajada en alimentos en los que predomina este macronutriente. Por lo tanto, se podría realizar una disminución de las calorías sin que ello implicase eliminar los carbohidratos, entre los que se encuentran el pan, el arroz o la pasta.
La Dieta Low Carb, también llamada dieta baja en carbohidratos se basa en la reducción del consumo de carbohidratos en la alimentación como arroz blanco, pasta y pan. Por lo que para compensar la reducción de carbohidratos se debe: aumentar el consumo de proteínas como carnes y huevos; aumentar el consumo de grasas buenas, que están presentes en los alimentos como por ejemplo aguacate, frutos secos, semillas de chía, semillas de linaza, coco, aceite de oliva y pescados como sardina y salmón; y realizar actividad física mínimo 3 veces por semana tipo caminata.

La nutrición consiste en la incorporación y la transformación de materia y energía para que los organismos (tanto heterótrofos como autótrofos) puedan llevar a cabo tres procesos fundamentales: mantenimiento de las condiciones internas, desarrollo y movimiento,1​ manteniendo el equilibrio homeostático del organismo a nivel molecular y microscópico.


Tu peso se compone de agua, grasa, músculo, huesos, órganos… y cuando necesitamos perder peso deber ser mayoritariamente grasa. Perder musculo o incluso densidad ósea pone en riesgo nuestra salud. De ahí la importancia de evitar las dietas milagro o soluciones mágicas. “Si deseas perder peso y mantenerlo, tienes que cambiar tu vida y el enfoque que tienes con respecto a la comida”, subrayan desde KilosOut.
Para medir tu cintura correctamente lo primero que hay que hacer es localizar tu ombligo. Después tienes que ubicar el punto medio entre la cadera y tu última costilla flotante y medir justo por arriba del ombligo. Trata de relajarte respirando hondo y mide cuando sueltes el aire, no hagas trampa al meter la panza, y deja que la cinta te rodee convenientemente, sin apretar.
Para fomentar la producción de cetonas, la cantidad de insulina en la sangre debe ser baja: cuanta más baja esté la insulina, más alta será la producción de cetonas. Y cuando tienes una cantidad bien controlada y suficientemente grande de cetonas en sangre, significa que la insulina está muy baja y, por lo tanto, que estás disfrutando del efecto máximo de la dieta baja en carbohidratos. Esto es lo que se denomina cetosis óptima.
"Los principales problemas son la deshidratación, la sensación de fatiga crónica y la mayor probabilidad de padecer una lesión", explica Itizar Digón. Pero hay más consecuencias. Así nos lo explica la nutricionista de GO fit, que repara en que esa pérdida de peso rápida y brusca en la que también se pierde músculo puede afectar a funciones vitales, desajustando el ciclo hormonal o provocando cambios en el comportamiento. Y repara también en el temido efecto rebote. "El peso que se pierde rápido se suele ganar rápido porque siempre se debe a dietas muy estrictas y no a un cambio de hábitos. Las dietas muy estrictas no se basan en una alimentación equilibrada y real, sino en una alimentación restrictiva y que objetivamente sólo se puede sostener durante un cierto tiempo, nunca ilimitado. Así lo que va a ocurrir es que frente a tal agresión, el cuerpo se defiende, de tal manera que activa ciertos mecanismos de defensa y a posteriori, cuando la persona se cansa de esa dieta tan restrictiva e imposible de llevar, volverá a comer lo mismo que comía antes. Así lo que va a ocurrir es que el cuerpo está alerta y lo que va a hacer es acumular grasa de forma más efectiva de lo que hacía previamente", explica.
Se deben sopesar posibles cambios favorables en los valores de triglicéridos y de alta densidad-colesterol de lipoproteínas ​​contra los posibles cambios desfavorables en el colesterol de lipoproteínas de baja densidad de valores cuando se consideran las dietas bajas en hidratos de carbono para inducir la pérdida de peso. Una revisión de 2008 sistemática de estudios controlados aleatorizados que compararon las dietas bajas en carbohidratos para low-fat/low con dietas bajas en calorias, encontró que las mediciones de peso, colesterol HDL, triglicéridos y presión arterial sistólica fueron significativamente mayores en los grupos que siguieron dietas bajas en hidratos de carbono. Los autores de esta revisión también hallaron una mayor tasa de deserción en los grupos con dietas bajas en grasa, y concluyó que la evidencia “de esta revisión sistemática muestra que las dietas bajo carbohidratos/altas proteinas son más eficaces a los 6 meses y son tan efectivos, si no más, como las dietas bajas en grasa para reducir el peso y el riesgo de enfermedad cardiovascular hasta 1 año “, pero pidió también más estudios a largo plazo.
Consume más alimentos que te llenen. Algunas comidas proporcionan una mayor sensación de saciedad durante más tiempo. Muchas de ellas contienen proteínas, grasas o fibra. Sin embargo, los alimentos que ayudan a estabilizar el nivel de azúcar en sangre también son excelentes opciones, dado que permiten controlar el apetito. Estos son algunos de los alimentos que puedes incorporar en tu dieta para tener una mayor sensación de saciedad durante más tiempo:[7]
Un buen ritmo de pérdida de peso es de alrededor de 0,5kg por semana, lo que serian 2kg al mes y en unos 5 meses habrás logrado perder los 10kg. Así que no te plantees “seguir una dieta”, si no cambiar tus hábitos para siempre, de esta forma no solo conseguirás perder peso si no que además lograrás mantenerlo. Plantearte seguir una dieta para adelgazar 10kg en un mes además de no se realista, ten por seguro que afectará a tu salud y que obtendrás un efecto rebote en los siguientes meses que afectarán a tu capacidad futura de mantener un peso sano.
Verdad: Una ración de un alimento bajo en grasa o sin grasa puede ser más bajo en calorías que una ración del mismo producto con toda su grasa. Sin embargo, hay muchos alimentos procesados que son bajos en grasa o sin grasa pero que tienen igual o más calorías que el mismo alimento con la cantidad completa de grasa. A estos alimentos a veces les añaden harina, sal, almidón o azúcar para mejorar su sabor y textura después de haber eliminado la grasa. Esto le añade calorías al alimento.
×